+ 34 676 188 759 International Management: + 34 639 488 133

OCHO COSAS QUE DEBES SABER SOBRE EL CERTIFICADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

Desde el año 2013, todo propietario de una vivienda que tenga intención de venderla o alquilarla debe poner a disposición del comprador o inquilino el llamado certificado de eficiencia energética.

1.- ¿Qué es realmente este certificado?
Es un documento técnico que refleja la eficiencia energética de una vivienda. Es decir, el consumo de energía que se estima necesario para satisfacer la demanda energética del inmueble en unas condiciones normales de funcionamiento y ocupación. Incluye, entre otras cosas, la energía consumida en calefacción, la refrigeración, la ventilación, la producción de agua caliente sanitaria y la iluminación.
La calificación energética se refleja en una escala que va de la letra A (edificio más eficiente energéticamente) a la letra G (edificio menos eficiente energéticamente).

2.- ¿Para qué sirve?
Aparte de que con su formalización damos cumplimiento a una exigencia administrativa, también sirve para aportar otra característica del inmueble, que desde el punto de vista del comprador puede serle de utilidad a la hora de comparar el consumo energético con otros inmuebles similares.
En definitiva, la ley lo que pretende es favorecer la inversión en inmuebles con mejor eficiencia energética.

3.- ¿Quién puede emitir este certificado?
Lo emite un técnico en posesión de la titulación académica y profesional habilitante para la realización de proyectos de edificación o de sus instalaciones térmicas según exija la normativa vigente. Es decir, un arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero o ingeniero técnico.

4.- ¿Si voy a vender un inmueble en estado ruinoso o que necesita una reforma importante también debo obtener este certificado?
No, en estos casos el vendedor estaría eximido de obtenerlo. Entendiendo por reforma importante la que implique una renovación de más del 25% de la total superficie envolvente del edificio.

5.- ¿Y si voy a vender o alquilar un local u oficina?.
En estos casos sí es obligatorio, ya que la ley lo exige para el propietario de cualquier parte individual de un edificio existente.
No así para los edificios o partes de edificios aislados con una superficie útil total inferior a 50 m 2. Y ojo, aquí la ley no se está refiriendo a pequeños apartamentos de superficie inferior a 50m2, para los que sí se exige el certificado, sino por ejemplo a pequeñas edificaciones aisladas como un kiosco o una pequeña casa de campo de tipo residencial.
También quedarían exentos de la obligación del certificado los garajes, trasteros, almacenes y, en general, cualquier edificación no habitable o de carácter provisional.

6.- ¿Qué vigencia tiene este certificado?
El certificado de eficiencia energética caduca a los 10 años de su emisión.

7.- ¿Qué otras obligaciones tiene el propietario en relación con este certificado?
El Real Decreto 235/2013, de 5 abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios prevé que el órgano competente de cada Comunidad Autónoma en materia de certificación energética de edificios habilite el registro de certificaciones en su ámbito territorial.
En Extremadura, existe ya este registro. Los propietarios deben dirigir las solicitudes para la inscripción de los certificados de eficiencia energética a la Dirección General de Incentivos Agroindustriales y Energía, pudiendo ser presentadas en cualquiera de los Registros de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía, en las Oficinas de Respuesta Personalizada (ORP), en los Centros de Atención Administrativa (CAD), o por cualquiera de los medios previstos en el artículo 38.4 de la Ley 30/1992 de Régimen jurídico de las administraciones públicas y del procedimiento administrativo común. Y deberá abonarse la correspondiente tasa.

8.- ¿Cuáles son las consecuencias para el propietario que vende o alquila sin el correspondiente certificado?
El propietario puede enfrentarse a diferentes sanciones económicas que podrían llegar a los 1.000 euros para las infracciones graves (no registrarlo debidamente o no entregarlo al comprador o inquilino) o incluso a los 6.000 euros para las infracciones muy graves (publicitar la venta o alquiler de un inmueble con una etiqueta energética que no esté respaldada por un certificado en vigor debidamente registrado).

Si tienes cualquier duda sobre cómo obtener y tramitar este certificado, puedes consultarnos. Estaremos encantados de ayudarte.